Trabajos Especiales

BÉISBOL Y MÚSICA DE LA MANO EN BARQUISIMETO

Por Prensa Cardenales

José Gabriel Salas.- Cardenales de Lara realizó ayer su conversatorio en el marco de los 70 años de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional y los 50 años del ingreso del equipo a la principal liga del país. El acto contó con la participación del presidente ejecutivo del equipo, Humberto Oropeza, el periodista Alfonso Saer y como moderador José Gabriel Salas. Los salones del Hotel Trinitarias Suites engalanaron una jornada llena de historias, anécdotas, música y recuerdos del principal equipo deportivo de la región. Oropeza rememoró los inicios de la franquicia y la importancia de hombres como Don Antonio Herrera Gutiérrez, Don Adolfo Álvarez, Domingo Carrasquel y Epi Guerrero en la consolidación de la franquicia. ‘’Fueron nombres que sin ellos no conoceríamos al Cardenales de la actualidad. Cada uno en su área brindó lo mejor de sí y es un compromiso enorme llevar las riendas de algo que se trabajó con tanta pasión y mística’’. Saer recreó lo que fue aquel 15 de octubre de 1965 cuando el Cardenales saltó por primera vez al terreno y deleitó con sus historias cargadas de notas deportivas y de medios de comunicación de la época. ‘’Aquello fue una fiesta monumental. Un estadio repleto, tres transmisiones radiales y una enorme emoción por ver al equipo enfrentado al Caracas. Ganar ese juego y por blanqueo hizo aún más especial aquella noche’’. Ambos invitados fueron consultados sobre su preferencia en cuanto a un título del equipo, un mánager ideal y un jugador para tener siempre en una alineación. Oropeza se decantó por el campeonato de la 90-91, una mezcla de varios dirigentes y la dupla Luis Sojo y Robert Pérez. ‘’La primera vez es inolvidable. Después de 25 años de derrotas, el alzar ese trofeo no tiene comparación. El sufrimiento y la impotencia quedaron atrás esa noche del 91. Me gustaría un mánager con el carisma de Domingo Carrasquel, la sapiencia de Tony Pacheco, lo ordenado y metódico de Pedro Grifol y la disciplina de Bobby Cox. En cuanto a jugadores es imposible no mencionar a Luis Sojo y Robert Pérez. Creo que ellos nos representan como equipo’’. Por su lado, Saer mencionó al título de la 97-98 como el más especial. ‘’La noche del 29 de enero del 91 es y será inolvidable. Pero la forma como se ganó en el 98 ese campeonato ante el Caracas, con un Universitario lleno, unos siete juegos de infarto, una enorme tángana, me hacen quedarme con ese campeonato. Creo que fue la final más emocionante en la historia de la LVBP. Como mánager prefiero una mezcla de la sabiduría de Domingo, la forma como manejó Malavé un dogout lleno de estrellas y el mejor Cardenales en la historia de criollos;  y lo certero en las decisiones de Nick Leyva. En cuanto a jugadores, Luis Sojo es, sin lugar a dudas, nuestro jugador franquicia, con un Robert Pérez muy cerca de él. Sojo es el mejor bateador derecho en la historia y Pérez el mejor productor’’. En la noche hubo lugar para innumerables anécdotas. Oropeza contó cómo era la disciplina de Bobby Cox. ‘’Íbamos a un juego de la Chinita en Maracaibo a una serie de tres juegos. Reservamos en el hotel del Lago y unos días antes nos llamaron para informar que no podíamos quedarnos porque iba el presidente Rafael Caldera y su comitiva y les dieron  nuestras habitaciones. Al final no había camas en Maracaibo y debimos irnos a las afuera en un hotel de dudosa reputación y de bajo costo. Le explicamos a Cox y nos dijo que él manejaba la situación. Al salir para Maracaibo, se paró en el bus y dijo: ‘’Vamos a llegar a un hotel de bajo costo. No quiero escuchar quejas ni comentarios negativos sobre esto. Vamos a ganar juegos a Maracaibo. El jugador que no esté de acuerdo tiene cinco minutos para bajarse’’. Todos los jugadores se quedaron en el bus y ganamos los tres juegos en Maracaibo’’. TOQUE DE DISTINCIÓN La noche del conversatorio tuvo un toque especial al ser amenizado la velada con la emblemática Orquesta Mavare, toda una institución de la música en Venezuela. La Orquesta Mavare cuenta con más de 100 años de trayectoria y es uno de los más altos valores de la cultura larense y es un pilar fundamental dentro del patrimonio artístico musical de Venezuela. El director Ángel Eduardo Montesinos junto a 21 músicos y la voz de Cheita Quintana deleitaron a los presentes con piezas como el pasodoble ‘’Mujeres Larenses’’, ‘’Barquisimeto’’, ‘’Como llora una estrella’’, ‘’Endrina’’ y otras dos piezas más hasta cerrar con el ‘’Alma Llanera’’.