Trabajos Especiales

EL VUELO DE JOSÉ PERAZA

Por Jean Carlos Arias Troisi

José Gabriel Salas.- Su calma y timidez al conversar contrasta con la velocidad y agresividad que muestra en el terreno. No parece tener apuro en llegar a lo que llama ´´el objetivo trazado´´ pero su talento se empeña en llevarlo en un vuelo a toda velocidad y sin frenos hacia donde pocos pueden llegar. Es un viaje junto a un copiloto que eligió desde niño y que le acompaña en todo momento: Dios. No le preocupa los buenos augurios de los especialistas que sacan cuenta de cuando se posicionará como un nuevo grandeliga. Le preocupa más el cómo mejorar para mantenerse el mayor tiempo posible. Por eso, al consultarle su reciente ascenso a doble A y su inclusión en el roster del llamado equipo Resto del Mundo para el Juego de las Futuras Estrellas, muestra una cautelosa emoción. Es José Peraza, un fulgurante prospecto que emociona a los Cardenales de Lara con la sola idea de verle jugar en octubre y a la vez le preocupa los consabidos recelos de las organizaciones de grandes ligas. JUNTO A LAS ESTRELLAS Un alto porcentaje de los jugadores que participan en el juego de las Futuras Estrellas llega a las mayores. Peraza lo asume con naturalidad y no se deja escandilar. ´´Agradecido con Dios. Solo Dios sabe porque hace las cosas y en este caso no es distinto. Estoy con Dios para lo bueno y lo malo que venga en mi vida. Estoy contento por el llamado a ese juego. Sé que representa pero lo que más deseo es seguir trabajando para mejorar los aspectos de mi juego donde presento cierta debilidad´´, dice quien actualmente milita en el Mississippi (AA) de los Bravos de Atlanta. Su llamado al evento, que se celebrará este año en Minneapolis como parte de las celebraciones del Juego de Estrellas de las grandes ligas, le llega luego de pasear la liga de Carolina en la clase A fuerte. En dicha liga cerró su actuación siendo líder bate con .342 de promedio, en hits (97) y  bases robadas (35).José Peraza ´´La liga de Carolina es bastante fuerte con muy buenos lanzadores. Fui afortunado al batear bien y colocar buenos números. Nunca esperé nada sino trabajar en las pequeñas cosas. Me fue excelente tocando mucho la bola y de esa manera conseguí muchos imparables. Eso lo combiné con la velocidad que es una de mis principales herramientas´´, comenta con seriedad. A pesar de su destacada actuación en la liga de Carolina y un arranque más que prometedor en doble AA con 13 incogibles en sus primeros 27 turnos (.481), a Peraza hay algo que le inquieta sobremanera: La defensa. ´´Este año al llegar a los entrenamientos me dijeron los técnicos que iba a la segunda base. Soy campo corto natural y estoy trabajando fuerte para adaptarme a mi nueva posición. Tengo dos o tres detalles que corregir. Me siento cómodo en segunda base pero estoy enfocado en esos detalles. He tenido dificultad a la hora de entrar en las doble matanzas y algunos tiros a la inicial. No me queda otra que practicar a diario y así alcanzar el objetivo trazado´´, explica el joven de 20 años. A la ofensiva es una amenaza para sus rivales. Un simple rodado al infield puede convertirse con facilidad en un hit. Ni hablar de un batazo entre dos. Posee un arsenal de herramientas para hacer daño. El año pasado fue el venezolano que consiguió más bases robadas en todas las ligas menores con 64 estafadas. Este año va por el mismo camino. Con todos estos puntos a favor, Peraza insiste en buscar mejoras en su juego, incluso con el madero. ´´Este año todo ha salido bien incluido el aspecto físico. Sin embargo, los técnicos me piden que consiga más boletos y que llegue a cuentas más altas, 2 y 2 o 3 y 2. Desde que arrancó la campaña sí me cantan el primer strike al siguiente envío estoy haciendo swing. Voy a tocar menos la bola en doble A, aquí hay jugadores con más experiencia y están más pendientes de esas cosas´´, dijo Peraza. Sobre una eventual participación con Cardenales en Venezuela mantiene cierto optimismo de hacerlo pero se lo deja a Dios y a los propios Bravos de Atlanta. ´´Claro que me gustaría jugar en Venezuela. Sería excelente para mi desarrollo y una experiencia única. En los últimos años los Bravos me han enviado a la llamada liga instruccional. Debo esperar que culmine la temporada aquí para sentarme con ellos y ver cuáles son sus planes. En marzo la directiva de Lara habló con ellos y hubo buena química. Prefiero esperar y dejárselo a Dios. Ojala pueda jugar en Barquisimeto. Es otro paso hacia el objetivo trazado´´, dice quien se unió a Alcides Escobar como los dos últimos jugadores de Lara en estar entre los 10 primeros prospectos de su organización. Ese ´´objetivo trazado´´ no es otro que jugar en las mayores. En Atlanta se uniría a otro cardenalero, el lanzador zurdo Luis Avilán. ´´No estamos ni cerca ni lejos de las grandes ligas. La diferencia entre estar y no estar se encuentra en corregir mis debilidades. Solo así estaré con un uniforme de las mayores. De soñar, sueño con jugar en Atlanta. Pero prefiero trabajar para que eso se materialice´´. UNA HISTORIA QUE NACIÓ EN BARINAS Una tierra acostumbrada más al fútbol que al béisbol fue la génesis de la historia de José Peraza. A los 6 años su papá le preguntó si deseaba jugar béisbol y la respuesta afirmativa lo llevó directo a la Escuela de Béisbol Menor (EFIBAL) de Libertad de Barinas. Con el uniforme de los Astros de la Libertad, Peraza dio sus primeros pasos para beneplácito de su padre, principal apoyo y entusiasta en su carrera. ´´Mis padres siempre están pendientes de lo que hago. Mi papá a menudo me llama para aconsejarme, sobre todoJose Peraza02 cuando no conecto imparables. Me pide paciencia y concentración. Es bonito sentir el apoyo de tu familia´´. El scout Emilio Carrasquel fue quien lo firmó para Cardenales de Lara en el 2010. En su condición de gerente deportivo en esa época no desperdició la ocasión de sumar la ficha de Peraza. ´´A Peraza lo llevó al estadio de Barquisimeto Carlos Torres que trabaja con Atlanta. Recuerdo que sus condiciones eran buenas y destacaba por su velocidad e instinto para el juego. Esas son herramientas fundamentales para cualquier jugador y Peraza ya a los 16 años las tenía. Sí las cultiva no debe tener problemas para ser un buen pelotero´´, explica Carrasquel. Peraza recuerda que deseaba firmar con Cardenales para estar cerca  de su casa. ´´Al firmar con Lara iba a estar más cerca de Barinas. Con el tiempo le tome simpatía al equipo. José Jiménez, el zurdo de Cardenales, también es de Barinas y me hablaba del equipo. Magallanes hizo una oferta pero me decidí por Cardenales´´. De llegar a las mayores, Peraza se convertiría en el primer jugador nacido en Barinas en vestir un uniforme de grandes ligas. Seguramente sería orgullo de esa tierra como lo es hoy el famoso Zamora Fútbol Club. Amén.  FOTOS: MILB.COM y MLB.COM